Querido lector de cualquier sexo o condición, este cuaderno nace de mi necesidad de escribir y a ella exclusivamente responde, ni a mercados, ni a rankings, ni a audiencias.

Si lo que aquí escribo merece tu interés, te propongo que te suscribas a las novedades por medio del correo o de los feed para conocer cuando hay una nueva publicación. Sin publicidad.

Gracias por tu interés y bienvenidos sean los comentarios.

jueves, 3 de diciembre de 2015

La crisis de Papá Noel

Tiene un trabajo por horas durante unas escasas semanas, cobrando a cinco o seis euros la hora. 
Papá Noel está gordo, obligatoriamente gordo. No puede hacer dieta para cumplir con su papel, y pinta canas y arrugas en la piel. 

Los sueños, los verdaderos sueños, en esta maravillosa sociedad del sálvese quien pueda, cotizan muy barato, tanto como el trabajo. Y el de Papá Noel no es una excepción. Por mucho que se empeñen con su verborrea de recetas misioneras y visionarias, lo único que les interesa de sus Papá Noel es su sonrisa mientras dura la representación. 

Estamos saliendo de la crisis pero Papá Noel no lo sabe todavía y arrastra su vida y su trabajo en un mundo de luces de colores que se apagan al irse el último cliente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por compartir su opinión.
Los comentarios están sujetos a moderación para evitar el spam.

Shareholic 1

Shareholic 2