Querido lector de cualquier sexo o condición, este cuaderno nace de mi necesidad de escribir y a ella exclusivamente responde, ni a mercados, ni a rankings, ni a audiencias.

Si lo que aquí escribo merece tu interés, te propongo que te suscribas a las novedades por medio del correo o de los feed para conocer cuando hay una nueva publicación. Sin publicidad.

Gracias por tu interés y bienvenidos sean los comentarios.

domingo, 25 de enero de 2015

El cuento del presupuesto equilibrado y la deuda

Erase una vez un hombre al que convencieron para que se comprara algo que en ese momento no podía pagar. No te preocupes, le dijeron, te dejamos el dinero y ya nos pagarás.
Al principio renunció a algunas cosas de poca importancia para hacer frente a su deuda y consiguió ir tirando sin grandes renuncias. Pero llegó un día en que tuvo que hacer frente a una necesidad urgente y cara para la que no tenia dinero y tuvo que recurrir a los que le habían prestado dinero antes.

Su presupuesto para cubrir el día a día menguó considerablemente. Ya no podía permitirse ningún lujo, comía frugalmente y trabajaba muchas horas para poder hacer pagar su deuda y que le quedara lo mínimo para subsistir, hasta que un día enfermó.
Tuvo que dejar de trabajar y sin trabajo no había ingresos, así que no le quedó mas remedio que hablar con sus acreedores para ver como les pagaba. No te preocupes, le dijeron, te dejaremos el dinero que necesitas mientras estas enfermo y te lo sumaremos a todo lo que nos debes para que lo pagues cuando puedas volver a trabajar. Necesitamos que sigas vivo para que puedas seguir pagando, se decían éstos.
Cuando el hombre volvió a trabajar, convaleciente aún de su larga enfermedad, tenía ante si una deuda inmensa y una salud mermada que le impedía trabajar tantas horas como necesitaba. No tenía dinero para pagar el médico, ni para el colegio de los hijos, ni para pagar la casa, y apenas le quedaba dinero para comprar comida después de descontar todo lo que debía pagar a sus acreedores.
Pero ellos sí estaban contentos, el hombre tenía un presupuesto equilibrado para hacer frente a sus responsabilidades aunque la deuda, que crecía constantemente, no le permitiera vivir con dignidad.
Podían estar tranquilos por que se cumplían todos los requisitos para que el dinero, su dinero, pudiera descansar tranquilo. Al fin y al cabo, qué mayor ejercicio de responsabilidad puede haber para un ser humano que éste.
Dedicado con todo cariño a ese gobierno dictatorial conocido como la "Troika" y a todos aquellas personas que repiten su discurso ideológico sin la más mínima sombra de reflexión y crítica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por compartir su opinión.
Los comentarios están sujetos a moderación para evitar el spam.

Shareholic 1

Shareholic 2