Querido lector de cualquier sexo o condición, este cuaderno nace de mi necesidad de escribir y a ella exclusivamente responde, ni a mercados, ni a rankings, ni a audiencias.

Si lo que aquí escribo merece tu interés, te propongo que te suscribas a las novedades por medio del correo o de los feed para conocer cuando hay una nueva publicación. Sin publicidad.

Gracias por tu interés y bienvenidos sean los comentarios.

martes, 11 de junio de 2013

Clientes, consumidores o ciudadanos

Desde hace ya mucho tiempo en los andenes del Metro de Madrid se pueden escuchar alocuciones que empiezan diciendo: "señores clientes, Metro de Madrid informa...". Acostumbrado desde niño a escuchar "señores pasajeros" caí en la cuenta del cambio radical que se estaba produciendo de forma silenciosa y profunda por que, al margen de otras consideraciones, el Metro es un servicio costeado con los impuestos de todos los ciudadanos. Este servicio lo hemos construído con el dinero de todos para dar servicio a todos. Sus "clientes" somos los que ponemos dinero para que pueda existir o sea sus "propietarios".
Esto no ocurre por que sí ni es una modernización del lenguaje para adaptarlo a los nuevos tiempos. Es una interpretación de la realidad para adaptarla a los intereses de los que quieren vivir de todos aquellos servicios que nos hemos dado los ciudadanos, privatizandolos para su beneficio exclusivo.

Clientes de la Seguridad Social
Hoy he podido comprobar una nueva vuelta de tuerca en esta campaña de ideologización silenciosa de la sociedad.
En el INSS (Seguridad Social) me han dado este inocente papelito para guardar turno en el que se puede apreciar el texto "4 Clientes en espera". Si en el Metro hay una contraprestación económica (aunque sea una tasa) en este caso ni tan siquiera eso. Es un servicio de la Administración financiada con nuestros impuestos para facilitarnos los servicios que nos hemos dado entre todos. Es un servicio como ciudadanos de un país democrático. ¿O acaso piensan cobrarnos en un futuro inmediato por acudir a nuestras oficinas públicas?



Ya hace tiempo que se ha impuesto en el lenguaje habitual hablar de los derechos de los consumidores en vez de hablar de los derechos de los ciudadanos. Así, poco a poco se va alejando de nuestro concepto de sociedad el hecho de pertenecer a la misma; pertenecemos al mercado.

Desde que gobierna el PP los ciudadanos de la Comunidad de Madrid soportamos el eslogan de que nuestra Comunidad es "La suma de todos" cuando en realidad debe ser una multiplicación. Sumar elementos no construye ningún ente social, sólo la interrelación entre sus miembros hace que esa sociedad este viva y crezca en su conjunto.

Shareholic 1

Shareholic 2